El nuevo panorama del diseño UX en la era de la Inteligencia Artificial

2Brains
Viernes, 15 de Marzo

Hoy en día, es posible ver cómo la inteligencia artificial y el diseño UX se complementan para crear experiencias de usuario más intuitivas, personalizadas y mucho más eficientes.

Dibujo de un robot tomando en la palma de su mano a una familia

La Inteligencia Artificial ha capturado rápidamente el interés del mundo tecnológico debido a su prometedor potencial. Su capacidad para procesar y aprender de grandes cantidades de datos la convierte en una herramienta invaluable en la era digital.

Es por esta razón que la IA es cada vez más implementada en diferentes industrias, gracias a su enorme potencial que ofrece para transformar y mejorar procesos.

La Importancia del rol UX en la definición y creación de productos con AI.

Las tareas y retos a los que se enfrenta el diseño UX con la implementación de herramientas IA requieren una comprensión profunda tanto de la tecnología emergente como de las necesidades cambiantes de los usuarios y usuarias.

Hoy gracias a la inteligencia artificial, hemos comenzado a cambiar la forma en que interactuamos con la tecnología.

Sin ir más lejos, si antes lo normal era darle instrucciones al dispositivo para que realizara una tarea, en la actualidad es posible que solo les indiquemos nuestro objetivo para que este pueda llevarlo a cabo.

Este cambio nos lleva a una nueva forma de relacionarnos con las máquinas, donde lo más importante es que entendamos y expresemos lo que realmente queremos.

“Si bien la inteligencia artificial ha avanzado significativamente, todavía necesita dirigir su enfoque hacia los usuarios y usuarias. La clave está en comprender cómo las personas emplean estas tecnologías en la práctica cuando las diseñamos”, señala Jakob Nielsen.

En lugar de concentrarse solamente en los aspectos visuales y las funciones actuales, los diseñadores UX deben adoptar una visión proactiva, anticipándose a las necesidades futuras en un mundo en constante cambio.

La integración de la IA en la experiencia del usuario representa un horizonte lleno de posibilidades y desafíos a largo plazo. Por ello, para lograr una implementación exitosa de soluciones basadas en IA, es crucial que los diseñadores UX colaboren estrechamente con los desarrolladores.

Esta colaboración debe buscar garantizar que las soluciones no solo sean técnicamente viables, sino que también sean éticas, seguras y enriquezcan genuinamente las interacciones del usuario con la tecnología. Así, se construyen productos conjuntos que verdaderamente sirven a los usuarios, anticipándose a sus necesidades futuras en un entorno tecnológico en evolución

La Experiencia de Usuario (UX) de la IA.

Para diseñar adecuadamente interfaces y sistemas basados en IA, hay varios principios y recomendaciones que los diseñadores deben tener en cuenta:

  • Comienza siempre por entender a la persona usuaria.
  • Establece las expectativas correctamente y de forma precisa.
  • Comunicar de manera efectiva cómo funciona la AI.
  • Asegúrate de que la AI sea confiable y te pueda comunicar su precisión.
  • Permite que el usuarios y usuarias mantengan el control.
  • Desarrolla confianza a lo largo del tiempo.
  • Ayuda a las personas usuarias a aprender y evolucionar con la plataforma.
  • Asegúrate de que la personalización no sea excesiva.
  • Evita recopilar datos innecesarios de usuarios.
  • Analiza si existen sesgos en la entrega de información.

Actualmente, se combinan varias metodologías para desarrollar productos digitales centrados en la persona usuaria, como por ejemplo, la combinación de Design Thinking, Lean Startup y Agile permite una estructura sólida.

Sin embargo, con la integración de la AI, también surgen preguntas y preocupaciones sobre cómo se implementa y utiliza.

Es en este punto en donde la ética entra en juego.

¿Por qué es fundamental la ética en la AI?

La ética en la AI se refiere al conjunto de principios, valores y normas que guían el uso y desarrollo de la inteligencia artificial. Su propósito principal es garantizar que la tecnología se utilice de manera que respete los derechos humanos, la dignidad, la diversidad, la equidad y el bien común.

Dicho de otra forma, esta ética busca que la AI se utilice de manera responsable, justa y segura.

Es por esta razón que existen ciertos desafíos en el ámbito de la AI, tales como:

Equidad y No Discriminación: Si bien la AI puede aportar beneficios sin precedentes, hay un riesgo real de que reproduzca prejuicios y discriminaciones existentes, por lo que se necesita un marco ético que ayude a evitar que estas tecnologías refuercen las divisiones, vulneren los derechos humanos y las libertades fundamentales de las personas.

Privacidad y Protección de Datos: Con la capacidad de la AI de recopilar y procesar vastas cantidades de información, emergen preocupaciones sobre la privacidad y seguridad de los datos personales y corporativos.

Responsabilidad y Supervisión Humana: A medida que los sistemas de AI se vuelven más autónomos, surge la cuestión de quién es responsable de sus acciones. La supervisión humana sigue siendo esencial, especialmente en áreas donde las decisiones de la AI pueden tener graves repercusiones.

Transparencia y Explicabilidad: Garantizar que los procesos de toma de decisiones de la AI sean transparentes y comprensibles es fundamental para generar confianza en estas tecnologías.

Empleabilidad: La AI tiene el potencial de cambiar el panorama laboral. Aunque puede automatizar ciertos trabajos, también puede abrir la puerta a roles más creativos y estratégicos.

Sin duda, la fusión de AI y diseño de experiencia de usuario es un campo emergente y emocionante y a medida que las tecnologías de AI continúan evolucionando, es imperativo que los diseñadores estén a la vanguardia, garantizando que las soluciones sean humanas, éticas y verdaderamente útiles.

“Como diseñadores y diseñadoras de experiencia es nuestra responsabilidad social, ética y moral, entender la AI como un complemento que necesita de nuestro ojo crítico para utilizar y proyectar el futuro como agentes de cambio, y no perpetuar sesgos, discriminaciones o la no representatividad al utilizar estas herramientas. Sigue siendo el factor humano, el más relevante dentro de la creación de productos digitales para las personas”, nos comenta Carolina Sepúlveda Robles, Socia y Directora de Experience & UX en 2Brains.

Como organización, entendemos la importancia de un enfoque ético hacia la AI, por lo que estamos comprometidos a brindar apoyo y formación para adaptarnos a estos cambios.

Al mismo tiempo, alentamos a nuestros colaboradores a utilizar la AI de manera responsable, protegiendo la información confidencial y respetando siempre los derechos de propiedad intelectual.

De esta forma, y con la formación adecuada y un enfoque ético, podemos garantizar que aprovechamos al máximo los beneficios de la AI mientras minimizamos sus riesgos potenciales.

Suscribirme al newsletter

Descubre más

¿Tienes algún proyecto en mente?